vitaminas para evitar la caida del pelo

Vitaminas para evitar la caída del pelo

La caída del cabello puede ser muy molesta y puede producirse por una serie de causas diferentes, independientemente de la edad o el sexo.

La genética, la dieta, la edad, las condiciones médicas, la medicación, el estilo de vida, el embarazo y la cantidad de estrés a la que se está sometido pueden influir en la caída del cabello, por lo que en ocasiones puede ser difícil saber cómo prevenirla.

Aunque no es posible evitar por completo la caída de cabello causada por la edad y la genética, tomar las vitaminas que le faltan a tu cuerpo puede contribuir a promover un ritmo de crecimiento saludable de tu pelo, lo que puede reducir su caída.

Si estás notando signos de caída del cabello, desde Farmacia Ros te hablamos sobre algunas de las vitaminas que pueden ayudarte.

¿Cómo pueden ayudar las vitaminas al crecimiento del cabello?

Cuando el cuerpo carece de la cantidad adecuada de vitaminas, trata de conservar la energía lo máximo posible, lo que provoca que el crecimiento del cabello se detenga para mantener más energía.

Este proceso hace que nuestros folículos pilosos permanezcan en una fase de reposo durante mucho más tiempo del habitual, en contraposición a su fase de crecimiento, lo que ralentiza rápidamente su desarrollo y aumenta las posibilidades de que nuestro cabello se caiga prematuramente.

Si nos aseguramos de que nuestro cuerpo tiene las vitaminas que necesita, podemos reducir las posibilidades de que se produzcan deficiencias vitamínicas y, en última instancia, aumentar el ritmo de crecimiento del cabello.

Tanto una dieta saludable como los suplementos vitamínicos pueden ayudar a garantizar que consumimos el número adecuado de vitaminas necesarias para mantenernos sanos, lo que permite frenar la caída del pelo.

¿Qué vitaminas ayudan a frenar la caída del pelo?

Te contamos cuáles son algunas de las vitaminas que pueden ayudar a promover el crecimiento saludable del cabello y por qué tu cuerpo las necesita.

Vitamina A

La vitamina A, que se encuentra en las espinacas, el pescado azul, los huevos y la carne, entre otros alimentos, contribuye al crecimiento del cabello ayudando a las glándulas del cuero cabelludo a producir sebo. El sebo es una sustancia aceitosa que ayuda a mantener el cuero cabelludo húmedo y sano, lo que favorece su crecimiento.

Aunque la vitamina A puede ayudar a prevenir la caída del pelo mediante la producción de sebo, un exceso de la misma puede provocar el debilitamiento del cabello. Esto se debe a un exceso de estimulación de los folículos pilosos, que puede acelerar la fase de crecimiento demasiado rápido, lo que provoca el adelgazamiento y la caída del cabello.

Por ello, solo se debe tomar un suplemento de vitamina A si lo ha aconsejado un profesional de la salud, ya que es posible que estés consumiendo la cantidad adecuada solo a través de tu dieta.

Vitamina C

La vitamina C, abundante en alimentos como los pimientos, el brócoli y los cítricos, es antioxidante. Los radicales libres (moléculas nocivas para el organismo) pueden dañar los folículos pilosos, lo que a su vez provoca la caída del cabello. La vitamina C, sin embargo, contribuye a reducir el estrés que los radicales libres causan en los folículos, ayudando a proteger nuestro pelo.

Otro beneficio de esta vitamina es la producción de colágeno, un aminoácido que ayuda a construir un cabello más grueso, sano y fuerte. Una deficiencia de vitamina C puede provocar anemia, que a su vez puede causar la caída del cabello.

Vitamina D

La forma en que la vitamina D ayuda a frenar la caída del cabello y a promover su crecimiento es estimulando el progreso y el desarrollo de los folículos pilosos. Mientras que la falta de vitamina D puede hacer que el pelo se desprenda y se caiga, la cantidad adecuada puede ayudar a mantener los nuevos folículos.

Ciertos estudios han demostrado que la falta de vitamina D puede provocar alopecia, una enfermedad que hace que el pelo se caiga.

La mejor fuente de vitamina D es la luz solar, aunque también puede encontrarse en el pescado azul, los lácteos y los huevos.

Vitamina E

La vitamina E, procedente de los aceites vegetales, las verduras de hoja verde y los frutos secos, ayuda a estimular los folículos pilosos al aumentar el flujo sanguíneo dentro y alrededor del cuero cabelludo. Esta vitamina también contribuye a asegurar la humedad del cuero cabelludo y a limitar su sequedad, creando una barrera de protección en la superficie.

El cuero cabelludo es la base desde la que crece nuestro cabello, por lo que es importante que se mantenga lo más sano y húmedo posible, a fin de proporcionar una base sólida.

La vitamina E, un potente antioxidante, también puede ayudar a prevenir el estrés oxidativo causado por los radicales libres.

Biotina

La biotina, que se encuentra en las vísceras, los huevos, los lácteos o el pescado blanco, es una vitamina que ayuda a nuestro cuerpo a convertir los alimentos en energía. La biotina tiene un importante papel en la producción de queratina, una proteína que ayuda a fortalecer el cabello, al tiempo que reduce cualquier daño causado a los folículos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba