Piel

Tipos de piel

Como saber qué tipo de piel tengo

Nos podemos encontrar con 4 tipos de piel, esta clasificación está basada en la cantidad de lípidos/grasas que nuestra piel produce. Pero, muchas veces nos preguntamos ¿qué tipo de piel tengo? Y es que saberlo es el primer paso para poder cuidártela adecuadamente:

Piel normal

Se llama así a la piel que está bien equilibrada, dicho de otra manera, no es ni demasiado grasa ni demasiado seca. La mayor parte de las personas que creen que tiene la piel normal la tienen mixta, es raro tenerla normal.

Piel seca

Es aquella que sintetiza menos lípidos que la piel normal. Gracias a la falta de sebo la piel carece de la capa que protege de los agentes externos y pierde humedad con mayor facilidad. Podemos distinguirla por su tacto áspero, tiende a estar tirante o a picar, puede llegar a estar enrojecida ya que es más sensible que otras debido a que está escasa de sebo y lípidos protectores. A diferencia de la piel grasa, la seca es fina, mate y sin defectos.

Según se va envejeciendo todos los tipos de pieles van perdiendo agua, se van secando.

La pérdida de agua puede deberse a la transpiración y a la hidratación interna de las capas más profundas de la piel.

La piel seca está causada por falta de factores hidratantes naturales (FHN) que fijan el agua (aminoácidos, urea, ácido láctico) y de lípidos epidérmicos que son necesarios para tener una buena función de barrera tanto para evitar perder más agua de lo normal por la transpiración como para protegerla de los agentes externos.

Piel grasa

Las características que se suelen encontrar en una piel grasa son: poros dilatados, brillos, textura irregular, gruesa y frecuentemente presenta puntos negros. Es poco habitual, normalmente se confunde con pieles mixtas, ya que encontrarse con una persona que le brille la totalidad de la cara es raro, suele brillar más bien solo la zona T (nariz y frente) y eso es propio de las pieles mixtas.

Esto sucede cuando la piel segrega más grasa de lo normal a través de las glándulas sebáceas, o bien porque son más grandes o más numerosas de lo normal.

Algunos factores externos también pueden agravar esta secreción de sebo: el uso de productos demasiado agresivos para la piel (productos o sustancias comedogénicas), el estrés, la alimentación, la contaminación, el cansancio…

Lo bueno de este tipo de pieles es que están mejor protegidas que los demás tipos para el envejecimiento, ya que el sebo las protege de la deshidratación y al tener la piel más gruesa se arruga menos, tenderán a tener menos cantidad de arrugas pero las que tengan serán más profundas. El primer signo de edad que presentan estas pieles es la flacidez cutánea.

Piel mixta

Las características de esta piel, como ya hemos dicho en el apartado de las pieles grasas, es que la zona T es grasa (frente, nariz y mentón), poros dilatados en esas zonas y las mejillas las tienen entre normales y secas.

Próximamente… hablaremos sobre como cuidar la piel de la cara según los tipos de piel que hemos mencionado hoy en Farmacia Ros.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba