¿Qué se hace en una primera consulta con el nutricionista?

La primera cita con cualquier profesional de la salud, ya sea un médico, un psicólogo o cualquier otro, puede provocar un poco de ansiedad, ¡es totalmente normal!

¿Cómo será la sesión?, ¿Escucharán realmente mis problemas?, ¿Realmente tienen las soluciones que estoy buscando?, ¿Será fácil/difícil aplicar y seguir sus recomendaciones y su plan?

Estas pueden ser sólo algunas de las muchas preguntas que se arremolinan en tu cerebro antes de llegar a mi sala de espera.

A veces puede ser útil saber qué esperar antes de llegar a una cita para tranquilizarte y hacerte sentir más relajado y confiado sobre tu sesión.

Pasos en una primera sesión con el nutricionista

Las 3 principales etapas que veremos en la sesión serán: evaluación, establecimiento de objetivos y recomendaciones o plan nutricional.

1. EVALUACIÓN

Su primera cita implica lo que llamamos «evaluación», es una oportunidad para reunir toda la información sobre usted y su salud para ayudar a establecer las recomendaciones que serán entregadas al final de la sesión por el nutricionista.

En la primera evaluación del nutricionista se trataran aspectos como los siguientes:

  • Un poco sobre tu trabajo y tu vida en casa
  • Quién cocina y hace la compra
  • Cuál es tu mayor problema en este momento que te ha llevado a venir al nutricionista.
  • Último análisis de sangre, cualquier problema, revisión de los resultados
  • Preguntar sobre su historial médico
  • Preguntar sobre sus antecedentes familiares de enfermedades como la celiaquía, problemas de tiroides, infertilidad, diabetes, síndrome de ovario poliquístico, endometriosis, etc.
  • Preguntar sobre los medicamentos y suplementos que toma
  • Hablar de su apetito y sus movimientos intestinales
  • Hablar de sus niveles de energía y estrés
  • Comprender sus patrones de sueño
  • Preguntar sobre su ciclo menstrual, la regularidad, el flujo, la duración, el dolor…
  • Cualquier cambio de peso significativo o preocupación a lo largo de su vida

Todas estas cuestiones ayudarán a entender su dieta típica (incluyendo los fines de semana) y/o revisar cualquier diario de comidas que haya llevado, así como obtener una idea de sus hábitos de ejercicio y actividad

2. ESTABLECIMIENTO DE OBJETIVOS

El siguiente punto en la visita es comprender sus objetivos, puede ser conseguir que la calificación de energía pase de 4/10 a 7/10 para poder seguir el ritmo de sus hijos.

O tal vez sea reducir la frecuencia de la hinchazón y el dolor abdominal de todos los días a sólo 1 o 2 veces por semana.

Puede ser un objetivo de pérdida o ganancia de peso o de introducir suficiente agua o verduras en su dieta.

En el caso de las mujeres, muchas veces se trata de restablecer un ciclo menstrual saludable y regular con menos dolor para poder concebir. Quedar embarazada es el objetivo de muchas de las mujeres y parejas que acuden por primera vez a un nutricionista.

Diferentes objetivos para diferentes personas, se trata de hacerlos específicos, medibles, alcanzables y con un límite de tiempo para que se pueda realmente seguir el progreso y construir la responsabilidad.

3. RECOMENDACIONES

Aquí es donde ocurre la magia, aquí es donde el nutricionista toma los objetivos y la información de la evaluación y cuáles son sus prioridades clave y se combinan obteniendo un plan.

Puede haber algunas preguntas más aquí o allá, pero aquí es realmente donde se desarrolla un plan que funcione PARA USTED, no contra usted (como la mayoría de las dietas milagro que no funcionan).

Durante todo el proceso de visita al nutricionista se trata de ofrecer una buena comprensión de por qué estos cambios pueden ser importantes o una base sólida de conocimiento de tu condición o problema.

También identificar cualquier carencia en tu dieta o plan de estilo de vida en este momento, además de cualquier barrera que pueda ver el nutricionista que no hayas mencionado y desarrollar estrategias para evitarlas. A veces puede ser muy difícil ser abierto y sincero, pero no se trata de juzgar a nadie sino de ayudar.

Ahora bien, a menudo no se consigue en una primera visita, para algunos hay muchas sesiones futuras por delante para guiarlos a través de los cambios que necesitan. Para otros, el primer plan da en el clavo y son buenos los resultados obtenidos.

Por eso el seguimiento es tan importante. Tras las primeras semanas de llevar a cabo el nuevo plan del nutricionista surgirán algunas preguntas que deberá evaluar:

¿Qué ha funcionado bien?, ¿Qué no ha funcionado bien?, ¿Cómo podemos hacerlo mejor para acercarnos a nuestro objetivo? Sencillamente, no estaremos avanzando hacia esos objetivos sin que se produzca este proceso constante de reflexión y perfeccionamiento del plan nutricional.

¡Cambiar el comportamiento humano es difícil! Y lleva tiempo, pero una estrategia o plan nutricional podría estar a la vuelta de la esquina esperando para ayudarte a conseguir los resultados que estás buscando. Seguir el plan y el desarrollo por parte del nutricionista es la clave de tu éxito a largo plazo para lograr tus objetivos.

Todo ello se puede ver en la primera consulta a un nutricionista. Normalmente estas primeras sesiones tienen una duración estimada de entorno a 1 hora u hora y media.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba