Estructura de la piel

Primero hay que comprender qué es la piel y cómo es su estructura, para poder hablar de las características de los diferentes tipos de piel y cómo distinguir cuál es la nuestra.

¿Qué es la piel?

La piel es el órgano más grande de nuestro cuerpo y tiene varias funciones principales. Se encarga de hacer de barrera entre los agentes externos perjudiciales para nuestro organismo, genera vitamina D y actúa como regulador térmico.

No somos conscientes de la cantidad de agentes externos que atacan nuestra piel constantemente: el aire, el agua, el frío, el calor, los rayos UV, la contaminación, los gérmenes… y nuestra piel está en continua lucha para mantener el equilibrio dentro del organismo.

Tres capas de la piel

Capas de la piel:

La epidermis es la capa más externa y su papel principal es la de proteger contra las agresiones externas que nos atacan continuamente tanto de día como de noche.

Las principales células que componen esta capa de la piel son:

  • Los queratinocitos: Es la célula más predominante de esta capa (80-90%), contienen lípidos y queratina, como su nombre bien dice, y se encuentran también en el pelo y en las uñas.
  • Los melanocitos: Son los productores de la melanina, que da color a nuestra piel y nos protege de los rayos solares.
  • Las células de Langerhans: Su función es primordial en el inicio y regulación de la respuesta inmune.

A su vez la epidermis está compuesta por cinco capas. La capa más profunda, que no está en contacto con el exterior, está continuamente fabricando células nuevas, este proceso se conoce como “renovación celular”. Se encarga de la transpiración de la piel, la sudoración, y está compuesta de sebo y lípidos en su exterior.

Según van pasando los años la actividad de las células de la piel disminuye, la epidermis se desgasta y pierde eficacia y por lo tanto la protección que nos aporta del exterior es peor. No posee vasos sanguíneos y se nutre a través de la dermis.

La dermis es la capa intermedia de la piel, está unida a la epidermis a través de la unión dermo-epidérmica, que a su vez de la base de la epidermis. Esta capa de piel se encarga de:

  • La distribución de nutrientes a las células cutáneas.
  • La eliminación de los deshechos.
  • La regulación de la circulación sanguínea.

La dermis es 20 o 30 veces más gruesa que la epidermis y está compuesta sobre todo de fibras reticulares, de elastina, y de colágeno que son los componentes que dan soporte, elasticidad y flexibilidad a la piel respectivamente, las células responsables de fabricar estos componentes son los fibroblastos.

La dermis está relacionada con un gran número de elementos anexos de la piel:

  • Los pelos que protegen la piel.
  • Las glándulas sudoríparas que producen el sudor.
  • Las glándulas sebáceas que producen sebo.
  • Los vasos sanguíneos que aportan los nutrientes a las células de todas las capas.
  • Las terminaciones nerviosas que son responsables de la actividad sensorial relacionada con el tacto.

La hipodermis es la última capa de la piel, es como una almohada de grasa que protege contra impactos, ayuda a mantener la temperatura del organismo y sirve de apoyo a estructuras como las raíces de pelo. Esta capa está formada principalmente por adipocitos, células donde se acumula la grasa y que representan entre el 15-30% de la masa corporal. Además, cuando el organismo requiere un aporte energético superior al ingerido los adipocitos ponen la grasa que almacenan a disposición del cuerpo.

En Farmacia Ros te aconsejamos sobre el cuidado de la piel los mejores productos para que te ayuden. Puedes reservar tus productos online y venir a recogerlos cuando estén listos. ¡Te esperamos!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Farmacia Ros

Calle General Ricardos, 47
22300 Barbastro, Huesca

974 31 09 98

info@lafarmaciaros.com
https://lafarmaciaros.com/wp-content/uploads/2019/03/farmacia-ros-logo.png

Ir arriba