¿Cuál es el trabajo de un nutricionista?

Trabajar como nutricionista significa tener un nivel muy alto de conocimientos en biología y nutrición. Es necesario tener un nivel muy alto de competencia intelectual y estudiar estos temas en profundidad. También es necesario obtener un título, pero esto no es todo.

El nutricionista puede definirse como una figura profesional que debe hacer correcciones en relación con los hábitos alimentarios incorrectos adoptados por algunas personas. Esta es una de las razones más comunes por las que la gente recurre a un nutricionista.

Además, cabe decir que un nutricionista puede trabajar como autónomo o por cuenta ajena en centros privados o públicos. El primer caso, sin embargo, es mucho más común para la categoría en cuestión.

En La Farmacia Ros te explicamos en profundidad cómo se puede definir el trabajo de los nutricionistas, también llamados «biólogos nutricionales».

Trabajar como nutricionista: ¿qué hace exactamente esta figura profesional?

Trabajar como nutricionista significa estudiar mucho y obtener una cualificación. Sin embargo, antes de entrar en la cuestión de cómo llegar a ser un experto en este campo, hay que dar una definición precisa de esta profesión.

Se puede decir que esta profesión tiene que corregir todos los comportamientos alimentarios erróneos y todo esto se hace para mejorar el bienestar de los pacientes.

La tarea fundamental del nutricionista es, por tanto, la reeducación dietética, siempre que la situación del sujeto lo requiera. Por lo general, también se trata de saber quién puede elaborar una dieta o quién puede dar consejos dietéticos y, además, puede recetar suplementos. En este caso sería más apropiado hablar de un «biólogo nutricional».

La mayoría de las personas que acuden a los nutricionistas tienen sobrepeso o sufren trastornos como intolerancias alimentarias, pero también alergias. También hay que señalar que siempre es mejor buscar el consejo de los expertos cuando se busca asesoramiento sobre qué tipo de dieta seguir, y evitar las declaraciones de personas que no se dedican a este trabajo, como los entrenadores personales, pero también de personas que se hacen pasar por profesionales cuando en realidad no lo son.

Es posible consultar a un nutricionista a cualquier edad, tanto para los que quieren consejos sobre cómo alcanzar su peso ideal como para los que están creciendo y quieren entender el camino correcto hacia una dieta sana y correcta.

Las personas que padecen diabetes también pueden recurrir a la ayuda de estos profesionales, al igual que los deportistas de cualquier categoría, así como las organizaciones o instituciones. Estas dos, a las que se suman las empresas, pueden solicitar el asesoramiento de nutricionistas para saber qué pautas alimentarias deben ofrecerse al personal de las escuelas, los jardines de infancia, pero también de los comedores de otros lugares.

También es bueno aclarar una duda que suele tener mucha gente: muchos creen que el nutricionista tiene que dar un diagnóstico, pero no es así en absoluto.

Las funciones de un nutricionista

Las tareas que debe realizar un nutricionista son las siguientes:

  • comprender la situación del cliente evaluando sus necesidades y sus riesgos para la salud
  • proporcionar una dieta adaptada a la situación del paciente
  • analizar los diagnósticos proporcionados por los médicos para ese paciente
  • analizar cuidadosamente los hábitos alimenticios del paciente
  • realizar asesoramiento nutricional
  • comprobar que el régimen nutricional asignado es adecuado y satisface las necesidades de los pacientes
  • la realización de actividades de reeducación alimentaria

Como hemos visto, las tareas del nutricionista se centran en el asesoramiento dietético, pero también en proporcionar la dieta especial que mejor se adapte a las necesidades de los pacientes. Aunque las tareas de esta figura profesional parezcan pocas, en realidad existen responsabilidades muy elevadas para cada una de ellas, así como una trayectoria formativa precisa y unos requisitos muy importantes a cumplir, sin los cuales no sería posible desarrollar la actividad en cuestión.

Competencias y requisitos para un nutricionista

Las competencias y requisitos que debe tener absolutamente un nutricionista (y que también pueden incluirse en el Currículum Vitae) son los siguientes:

  • experiencia y un alto nivel de preparación en la elaboración de dietas y planes nutricionales adaptados a cada persona
  •  un buen conocimiento de las características de la nutrición
  •  tener una alta competencia en biología
  • conocimiento de las enfermedades relacionadas con la nutrición, como la obesidad, la diabetes y cualquier otro trastorno relacionado con la nutrición
  • Capacidad de escucha
  • ser paciente
  • ser capaz de controlar los resultados de la dieta asignada
  • ser capaz de interpretar las peticiones y necesidades de los pacientes
  • ser capaz de comunicarse con los pacientes
  • ser preciso
  • tener una gran capacidad de organización

En cuanto a las competencias de este experto, como hemos visto, son diversas. El conocimiento de las distintas patologías alimentarias es muy importante, aunque hay que destacar que este profesional no debe aportar ningún diagnóstico, sino que debe basarse en los ya aportados por los médicos y asignar la dieta correcta.

También hay que señalar que el nutricionista no sólo debe conocer los trastornos que puede provocar una mala alimentación, sino también los que puede agravar una dieta equivocada, aunque ésta no sea la causa principal. Por ejemplo, las enfermedades cardiovasculares: pueden estar causadas por distintos factores, pero una mala alimentación puede agravarlas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba