Caída del pelo en primavera

Caída del pelo en primavera

En primavera y en otoño, el cabello tiende a caerse más. Es lo que se conoce como “efluvio estacional”. No desemboca en calvicie porque suele durar entre 3 y 6 meses. Este proceso afecta a hombres y mujeres por igual.

Es una caída que se repuebla por sí sola. El volumen se recupera al cabo de las siguientes semanas, si no existe otro problema capilar asociado.

El cambio de estación influye directamente al proceso de renovación de nuestro cabello. No hay unanimidad científica sobre si la caída se debe a la climatología, pero sí puede deberse a:

  • La modificación de las horas de luz: Afectan al ritmo circadiano (reloj biológico que regula funciones), y así al proceso de renovación de nuestro cabello, que registra picos más altos.
  • Variaciones en la alimentación.
  • El estrés o situaciones emocionales especialmente complicadas: Aumentan en nuestro organismo los niveles de cortisol y los folículos pilosos pasan de forma brusca a la fase de caída.
  • Castigo excesivo del cuero cabelludo: El cambiar nuestras rutinas de peinado o cuidado del pelo (tintes, tratamientos químicos), o tener el cabello más expuesto al sol, al agua de piscina o de mar.

Ciclo de vida del pelo

En condiciones normales tenemos unos 100.000 pelos en la cabeza, se nos caen entre 70 y 100 diarios, pero se recuperan con la misma velocidad.

De cada 100 pelos, entre un 12 y un 15% están en fase de cambio. El ciclo de vida del pelo consta de tres frases:

  • Anágena o de crecimiento: la más larga. El cabello emerge del fondo del folículo piloso y va creciendo un cm al mes durante 2-7 años.
  • Transición: dura unas tres semanas. El pelo no coge nutrientes y deja de crecer. Sigue pegado a nuestro cuero cabelludo, pero no tiene tanto agarre y se suele caer al cepillarlo.
  • Telógena o de caída: El pelo está entre dos y cuatro meses esperando caer naturalmente, empujado por un cabello que nace.

Falsos mitos

1- Una alimentación equilibrada es fundamental para tener un cabello bonito y sano, verdad. El pelo y las uñas son las primeras partes del cuerpo donde se observan los síntomas de falta de nutrientes.

2.- Lavar el pelo con mucha frecuencia acelera la caída, falso. Cada vez que lavamos el pelo se caen una cantidad de cabellos, independientemente de la frecuencia.

3.- Los secadores y planchas de pelo dañan el cabello, verdad. No harán que tu cabello caiga más, pero si los usas muy a menudo pueden dañar la fibra capilar.

4.- Gominas, lacas, champú o tintes producen más caída de pelo, falso.

5.- Coletas y moños pueden provocar caída de cabello, verdad. Los peinados recogidos muy tirantes, pero usados de forma continua, sí pueden provocar caída de cabello y a la larga alopecia traccional.

 6.- Los suplementos de vitaminas o minerales pueden frenar la caída, falso. El uso de vitaminas puede mejorar el aspecto cosmético del pelo, es recomendable si hay un déficit de vitaminas o minerales puntuales, pero no frenan ningún tipo de alopecia.

No hay forma de evitar la caída del cabello, pero sí se recomienda lavar y cepillar el cabello con frecuencia para facilitar que el pelo en fase de caída se desprenda. En algunos pacientes, se realiza un análisis de sangre para descartar problemas asociados, como déficit de hierro o alteraciones de hormonas tiroideas. Aquí te ofrecemos un análisis capilar muy completo.

Para cuidar tu cabello los tratamientos capilares y productos de calidad son importantes, pero más llevar una alimentación sana y equilibrada, no descuidar las horas de sueño e intentar evitar el estrés

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba