Alimentos que ayudan a reforzar nuestro sistema inmunitario

Alimentos que ayudan a reforzar nuestro sistema inmunitario

Todos hemos oído que, cuando se está enfermo, la sopa de pollo y el té caliente son la clave para vencer la enfermedad. Pero, ¿puede la comida realmente mejorarnos? Y lo que es más importante, ¿pueden los alimentos reforzar nuestro sistema inmunitario en primer lugar?

Desde La Farmacia Ros, una dieta adecuada puede ayudarte a prevenir la enfermedad y a recuperarse más rápidamente. Utilizar los alimentos a tú favor durante la temporada de gripe y durante todo el año puede mejorar nuestra salud y evitar problemas. 

¿Puede una dieta saludable ayudar a reforzar nuestro sistema inmunitario?

Ningún alimento es una cura mágica cuando se está enfermo, pero llevar una dieta saludable refuerza el sistema inmunitario, lo que puede prevenir la enfermedad y ayudar a recuperarse antes cuando se enferma.

Por tanto, no hay duda de que una dieta sana mejora la inmunidad frente a las enfermedades. Lo que se introduce en el cuerpo es importante para la salud en general, incluido el sistema inmunitario.

Dado que el sistema inmunitario es la defensa del cuerpo contra invasores como la gripe, vale la pena alimentarlo bien. Una ventaja la encontramos en que los mejores alimentos que refuerzan el sistema inmunitario están disponibles en el supermercado, y no es necesario hacer dietas extremas.

Sigue una dieta antiinflamatoria

La alimentación típica que levamos en el día a día está llena de alimentos que producen inflamación. Y cuando el cuerpo tiene demasiada inflamación, el sistema inmunitario se resiente. Baja la inflamación y ayuda a tu sistema inmunológico cambiando el tipo de grasas que comes.

1. Reduzca las grasas saturadas

Las grasas saturadas provocan inflamación, así que reduzca su consumo ahora, antes de que enferme. Se encuentran en:

  • Productos horneados, como galletas y pasteles.
  • Productos lácteos con mucha grasa, como la nata, el queso y la mantequilla.
  • La manteca de cerdo.
  • Aceite de palma.
  • Carnes rojas.

2. Evita las grasas trans

Las grasas trans son malas para el corazón y causan inflamación. Intente eliminarlas por completo de su dieta evitando los alimentos que contengan aceites parcialmente hidrogenados, incluso si la etiqueta dice cero gramos de grasas trans por porción. Los fabricantes de alimentos pueden hacer esta afirmación si el producto tiene hasta 0,5 gramos de grasas trans por porción.

Muchos fabricantes de alimentos han eliminado las grasas trans de sus productos, pero algunos alimentos envasados y productos de panadería todavía los contienen, como por ejemplo

  • Galletas.
  • Galletas saladas.
  • Rosquillas.
  • Margarina.
  • Masas para tartas.

3. Aumenta las grasas omega-3

Coma más grasas omega-3 para mantener su sistema inmunológico en buena forma. Los pescados grasos son una buena fuente de esta grasa antiinflamatoria, así que considere comer los siguientes pescados:

  • Atún blanco.
  • Arenque.
  • Caballa.
  • Salmón.
  • Sardinas.
  • Trucha.

Algunos pescados contienen mercurio y otros contaminantes que pueden ser perjudiciales para los bebés antes de nacer o los niños. Las mujeres embarazadas o en periodo de lactancia y los padres de niños pequeños deben consultar con un médico sobre el consumo de cierto tipo de pescado.

Algunos otros alimentos vegetales también contienen omega-3:

  • Aceite de canola.
  • Semillas de chía.
  • Edamame.
  • Semillas de lino molidas o aceite de linaza.
  • Semillas de calabaza.
  • Nueces.

En Farmacia Ros somos especialistas en el cuidado del cabello

4. Apuesta por la dieta mediterránea

Hay una dieta que destaca como refuerzo inmunológico, se trata de la dieta mediterránea. Es una gran dieta para la salud inmunológica.

La dieta mediterránea se refiere a los patrones de alimentación tradicionales de las personas que viven cerca del mar Mediterráneo. Seguir una dieta mediterránea significa comer mucho y mejor:

  • Frutas y verduras.
  • Proteínas magras como el pescado y las aves de corral.
  • Legumbres.
  • Frutos secos y semillas.
  • Aceite de oliva (con moderación).
  • Cereales integrales.

Y limita o evita los siguientes alimentos

  • Carnes procesadas como salchichas y tocino.
  • Carnes rojas.
  • Azúcar y postres.
  • Alimentos procesados, fritos y rápidos.
  • Panes y cereales blancos o refinados.

Puede parecer abrumador hacer grandes cambios en tu dieta, pero no tienes que revisar todo de inmediato. Empieza a hacer cambios en tu dieta de forma gradual.

Cámbiate al pan integral y toma fruta de postre. Cuando te sientas cómodo con esos cambios, da un paso más. Puedes sustituir la carne roja y procesada por pescado y pollo magro. En lugar de leche entera, prueba la descremada.

Los cambios en la dieta no garantizan que nunca vayas a enfermar. Pero es una buena manera de ayudar a tu sistema inmunitario a combatir los virus y otras enfermedades.

Resumen de nutrientes que refuerzan el sistema inmunitario

Estos nutrientes contribuyen a reforzar el sistema inmunitario:

  • Betacaroteno: se encuentra en los alimentos vegetales, como los boniatos, las espinacas, las zanahorias, los mangos, el brócoli y los tomates.
  • Vitamina C: los cítricos, las bayas, los melones, los tomates, los pimientos y el brócoli.
  • Vitamina D: pescados grasos y los huevos.
  • Zinc: carne de vacuno y el marisco, pero también se encuentra en fuentes vegetales, como el germen de trigo, las judías, los frutos secos y el tofu.
  • Probióticos: productos lácteos cultivados, como el yogur, y en los alimentos fermentados, como el kéfir y el kimchi.
  • Proteínas: la leche, el yogur, los huevos, la ternera, el pollo, el marisco, los frutos secos, las semillas, las alubias y las lentejas.

Si comes una dieta como la que hemos mencionado, tienes muchas posibilidades de mantenerte sano durante la temporada de gripe y más allá.

Si quieres más información sobre una adecuada dieta saludable, contacta con La Farmacia Ros, somos especialistas en dietética y nutrición.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba