alimentos-retencion-liquidos-evitar

Alimentos para evitar la retención de líquidos

La retención de líquidos, también conocida como el edema, resulta de una acumulación excesiva de líquidos en los tejidos del cuerpo.

Con la llegada del calor, los vasos sanguíneos se dilatan y la sangre fluye con más lentitud. Esto provoca que la sangre se acumule en los capilares, lo que provoca una subida de presión local, que a su vez hace que los líquidos se viertan más fácilmente a los tejidos. Por esta razón, la sensación de hinchazón del cuerpo aumenta durante el verano.

Ajustar nuestra alimentación puede ayudarnos a reducir y evitar la retención de líquidos.

Síntomas de la retención de líquidos

El edema produce diversos síntomas que nos ayudarán a identificarlo:

  • Aumento progresivo de peso sin razón aparente
  • Hinchazón en las piernas y en los tobillos
  • Aumento del perímetro abdominal
  • Presencia de fóvea, al presionar la piel, que aparece lisa y brillante, con el dedo, queda una huella que permanece durante algunos minutos o segundos después de retirar el dedo.

Alimentos para reducir la retención de líquidos

Es importante potenciar los alimentos ricos en potasio ya que este mineral permite al organismo regular los niveles de agua.

Los alimentos que tienes que añadir a tu dieta para reducir y evitar la retención de líquidos por sus beneficios diuréticos son principalmente los alimentos naturales, como las frutas, las verduras (recetas vegetarianas), las legumbres, las carnes y los pescados frescos.

  • La piña
  • Los frutos rojos
  • La ciruela
  • El melón y la sandía
  • El plátano
  • El tomate
  • El pepino
  • Los espárragos
  • La alcachofa
  • Las pipas de girasol y los pistachos sin sal añadida
  • La cola de caballo, sea en infusiones, extracto o suplemento

Es importante mantenerse hidratado bebiendo agua mineral y té o infusiones.

Alimentos que evitar

alimentos-retencion-liquidos-evitar-sal

El exceso de sodio es una de las principales causas de retención de líquidos. El sodio no proviene únicamente de la sal que le añadimos a los platos que comemos, sino que también está presente en una gran cantidad de alimentos que ingerimos.

Por ello, tenemos que reducir el consumo de sodio, contenido en los alimentos siguientes:

  • Lácteos: se pueden consumir sin inconvenientes los yogures, los quesos blancos y los quesos sin sal, reduciendo el consumo de quesos curados y semicurados.
  • Conservas, embutidos, charcutería.
  • Verduras en conserva: se pueden consumir las verduras en conserva si se extrae todo el líquido del envasado, que contiene conservantes ricos en sodio y si se lavan con abundante agua.
  • Cereales: está aconsejado restringir el consumo de panes, galletitas y aperitivos salados y reemplazarlos por alimentos equivalentes que no contengan sal añadida.
  • Bebidas: algunas aguas minerales tienen un contenido de sodio muy alto, por lo que es aconsejable comprobar la etiqueta.
  • Alimentos industriales y preparados: es recomendable evitar salsas industriales como el kétchup, la mostaza, la mayonesa, etc., caldos concentrados, alimentos precocinados y comidas preparadas.

Es preferible cocinar los alimentos al vapor o en papillote, al horno o a la plancha o guisados y estofados para conservar todo el sabor de los alimentos, que se cuecen en su propio jugo. Para reemplazar la sal, se pueden usar hierbas y especias, así como limón, vinagre y aceites aromatizados.

En Farmacia Ros realizamos ofrecemos servicios de dietética y nutrición. Si deseas una dieta personalizada, no dudes en contactar con nosotros.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba